El Coronavirus y el Análisis de Políticas Públicas Basado en Evidencia (versión corta)

Paul Cairney, Profesor de Política y Políticas Públicas en la Universidad de Stirling, Escocia. Enlace a texto original en inglés.

El coronavirus se siente como un nuevo problema público que requiere un nuevo análisis de política pública. El análisis debe basarse en (a) buena evidencia, que se traduzca en (b) buena política. Sin embargo, no se deje engañar y piense que estas partes son sencillas. Hay pasos que parecen simples que van desde definir un problema hasta hacer una recomendación, pero esta simplicidad enmascara el proceso profundamente político que se lleva a cabo. Cada paso del análisis involucra elecciones políticas para priorizar algunos problemas y algunas soluciones sobre otros y, por lo tanto, priorizar la vida de algunas personas a expensas de otras.

La versión larga de esta publicación (en inglés) nos lleva a través de estos pasos en el Reino Unido y los sitúa en un contexto político y de formulación de política pública más amplio. Esta publicación es más corta y solamente presenta superficialmente dicho análisis.

5 pasos para el análisis de políticas públicas

  1. Defina el Problema

Quizás podamos resumirlo como: (a) el impacto de este virus y enfermedad tendrá cierto nivel de muertes y enfermedades que podrían abrumar a la población y exceder la capacidad de los servicios públicos, por lo que (b) necesitamos contener el virus lo suficiente para asegurarnos de que se propaga de la manera correcta en el momento correcto, por lo que (c) necesitamos alentar y hacer que las personas cambien su comportamiento (esencialmente a través de la higiene y el distanciamiento social). Sin embargo, hay muchas formas de encuadrar este problema para enfatizar la importancia de algunas poblaciones sobre otras y algunos impactos sobre otros.

  1. Identifique soluciones técnica y políticamente factibles

Las soluciones no son realmente soluciones: son instrumentos de política que abordan un aspecto del problema, incluidos los impuestos y el gasto, la prestación de servicios públicos, el financiamiento de la investigación,  las recomendaciones a la población y la regulación o el fomento de cambios en el comportamiento social. Cada nuevo instrumento contribuye a un conjunto existente , con consecuencias impredecibles y no deseadas. Algunos instrumentos parecen técnicamente factibles (funcionarán según lo previsto si se implementan), pero no se adoptarán a menos que sean políticamente factibles (suficientes personas apoyan su  adopción). O viceversa. Este doble requisito descarta muchas respuestas.

  1. Use valores y objetivos para comparar soluciones

Los juicios típicos combinan: (a) una descripción amplia de valores tales como eficiencia, equidad, libertad, seguridad y dignidad humana, (b) metas instrumentales, tales como la formulación de políticas sostenibles (¿podemos hacerlo? y ¿por cuánto tiempo?), y viabilidad política (¿la gente estará de acuerdo con esto?, y ¿me hará más o menos popular o confiable?), y (c) el proceso de toma de decisiones, tal como el grado en que un proceso de política pública involucra a ciudadanos o partes interesadas (junto con expertos) en la deliberación. Se congregan para ayudar a los formuladores de políticas en la toma de decisiones de alto perfil (como el equilibrio entre la libertad individual y la coerción del Estado) y opciones de bajo perfil, pero profundas (para influir en el nivel de capacidad del servicio público y el nivel de intervención estatal y, por lo tanto, quién y cómo  las personas morirán).

  1. Anticipe el resultado de cada solución factible

Es difícil concebir una forma en la cual el Gobierno del Reino Unido publique todo el proceso detrás de sus elecciones (Paso 3) y predicciones (Paso 4) de una manera que fomente una deliberación pública efectiva. La gente a menudo demanda al Gobierno del Reino Unido que publique su asesoramiento experto y su lógica operativa, pero no estoy seguro de cómo lo separarían de su lógica normativa sobre quién debería vivir o morir, o proporcionar una franca explicación sin consecuencias imprevistas para la confianza o ansiedad públicas. Si así fuera, un aspecto de la política gubernamental es mantener implícitas algunas opciones y evitar un gran debate sobre las alternativas. Otra forma es tomar decisiones continuamente sin saber cuál será su impacto (el escenario más probable en este momento).

 

  1. Tome una elección o proporcione una recomendación para su cliente

Su recomendación o elección se basaría en estos cuatro pasos. Defina el problema con un marco de análisis a expensas de los otros. Idealice a algunas personas y no a otras. Decida la forma de apoyar a algunas personas y coaccionar o castigar a otras. Priorice la vida de algunas personas sabiendo que otras sufrirán o morirán. Hágalo a pesar de su falta de experiencia y de su conocimiento e información profundamente limitados. Aprenda de los expertos, pero no asuma que únicamente los expertos científicos tienen conocimiento relevante (descolonizar; coproducir). Recomiende opciones que, si son perjudiciales, podrían tomar décadas para solucionarlas después de que se haya ido. Considere si un formulador de políticas está dispuesto y puede actuar siguiendo su consejo, y si su acción propuesta funcionará según lo planeado. Considere si un gobierno está dispuesto y puede soportar los costos económicos y políticos. Proteja la popularidad de su cliente y confíe en él, al mismo tiempo que se protegen vidas. Considere si su consejo se modificaría si el problema pareciera cambiar. Si está escribiendo su análisis, quizás manténgalo en una cuartilla (en otras palabras, menos palabras que las escritas hasta este momento).

El análisis de políticas no es tan simple como sugieren estos pasos, y un análisis más detallado del contexto amplio de la formulación de políticas públicas ayuda a describir dos limitaciones importantes para la acción y el pensamiento analítico sencillos.

  1. Los formuladores de política pública deben ignorar casi toda la evidencia

La cantidad de información relevante para la política pública es infinita y la capacidad de análisis es finita. Por lo tanto, los individuos y los gobiernos necesitan formas de filtrar casi todo. Los individuos combinan cognición y emoción para ayudarlos a tomar decisiones de manera eficiente y los gobiernos tienen reglas equivalentes para priorizar solo cierta información. Esto incluye: definir un problema y una respuesta factible, buscar información disponible, comprensible y procesable, e identificar fuentes creíbles de información y consejo. En ese contexto, la vaga idea de confiar o no en expertos no tiene sentido. La versión larga de esta publicación destaca las muchas formas defectuosas en que todas las personas deciden de quién es la experiencia que toman en cuenta.

  1. Los formuladores no controlan el proceso de políticas.

Los formuladores de políticas públicas participan en un mundo desordenado e impredecible en el que ningún “centro” tiene el poder de convertir una recomendación de política en un resultado.

  • Hay muchos formuladores de políticas e individuos influyentes diseminados a lo largo del sistema político. Por ejemplo, considere el grado en que cada departamento gubernamental, organismos desconcentrados y organizaciones públicas y privadas toman sus propias decisiones que ayudan u obstaculizan la política del gobierno del Reino Unido.
  • La mayoría de las elecciones en el gobierno se toman en “subsistemas”, con sus propias reglas y redes, sobre las cuales los ministros tienen un conocimiento e influencia limitados.
  • El contexto social y económico, al igual que otros eventos, están en gran medida fuera de su control.

Mensajes para llevar a casa (si acepta esta argumentación)

  1. El coronavirus es un ejemplo extremo de una situación general: los formuladores de política pública siempre tendrán un conocimiento limitado de la problemática en la política pública y de control sobre el entorno de formulación de políticas. Toman decisiones para encuadrar problemas de manera estrecha, de manera tal que parezcan solucionables, descartan la mayoría de las soluciones como no factibles, hacen juicios de valor para intentar ayudar a algunos más que a otros, intentan predecir los resultados y responden cuando los resultados no coinciden con sus esperanzas o expectativas.
  2. Este no es un mensaje de fatalidad y desesperación. Más bien, nos alienta a pensar sobre cómo influir en el gobierno, y hacer que los responsables de las políticas rindan cuentas de una manera reflexiva y sistemática que no engañe al público ni exacerbe el problema que estamos viendo. Nadie está ayudando a su gobierno a resolver el problema diciendo estupideces en internet (bueno, esto último fue un mensaje de desesperación).

Para saber más:

La versión larga de este reporte [en inglés] expone estos argumentos con mucho más detalle, con algunos enlaces a otras ideas.

Esta serie de publicaciones de “750 palabras” [en inglés y en español]  resume textos clave en el análisis de políticas e intenta situar el análisis de políticas en un contexto político y de formulación de políticas más amplio. Tenga en cuenta el enfoque dentro de este conocimiento, el cual aún no es una característica importante de esta crisis.

Estas series de publicaciones de 500 palabras y 1000 palabras [en inglés] resumen conceptos y teorías en los estudios de políticas públicas.

Esta página sobre formulación de políticas basadas en evidencia (EBPM) [en inglés] utiliza esos conocimientos para demostrar por qué EBPM es un eslogan político en lugar de una expectativa realista. Algunas entradas de EBPM también están disponibles en español.

Estas conferencias grabadas [en inglés] relacionan esas ideas con preguntas comunes formuladas por los investigadores: ¿por qué los encargados de formular políticas parecen ignorar mi evidencia? [en inglés] y ¿qué puedo hacer al respecto? [en inglés] Estoy feliz de grabar más (como sobre el tema que acabas de leer) pero no estoy completamente seguro de quién querría escuchar qué.

Traductores

Anette Bonifant Cisneros anette.bonifant@york.ac.uk

Enrique García Tejeda cgarcia@up.edu.mx

 

Leave a comment

Filed under Políticas Públicas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s