Policy Analysis in 750 words: Catherine Smith (2016) Writing Public Policy

Please see the Policy Analysis in 750 words series overview before reading the summary.

Catherine Smith (2016) Writing Public Policy (Oxford University Press)

Smith focuses on the communication of policy analysis within US government. Effective communication requires conceptual and contextual awareness’. Policy actors communicate from a particular viewpoint, representing their role, interests, and objectives.

In government, policy analysts often write (1) on behalf of policymakers, projecting a specific viewpoint, and (2) for policy makers, requiring them to (a) work remarkably quickly to (b) produce concise reports to (c) reflect the need to process information efficiently.

Actors outside government are less constrained by (1), but still need to write in a similar way. Their audience makes quick judgements on presentations: the source of information, its relevance, and if they should read it fully.

‘General Method of Communicating in a Policy Process’

Smith identifies the questions to ask yourself when communicating policy analysis, summarised as follows:

‘Step 1: Prepare’

  • To what policy do I refer?
  • Which audiences are relevant?
  • What is the political context, and the major sites of agreement/ disagreement?
  • How do I frame the problem, and which stories are relevant to my audience?

‘Step 2: Plan’

  • What is this communication’s purpose?
  • What is my story and message?
  • What is my role and interest?
  • ‘For whom does this communication speak?’
  • Who is my audience?
  • What will they learn?
  • What is the context and timeframe?
  • What should be the form, content, and tone of the communication?

‘Step 3. Produce’

  • Make a full draft, seek comments during a review, then revise.

Smith provides two ‘checklists’ to assess such communications:

  1. Effectiveness. Speak with an audience in mind, highlight a well-defined problem and purpose, project authority, and use the right form of communication.
  2. Excellence. Focus on clarity, precision, conciseness, and credibility.

Smith then focuses on specific aspects of this general method, including:

  • Framing involves describing the nature of the problem – its scope, and who is affected – and connecting this definition to current or new solutions.
  • Evaluation requires critical skills to question ‘conventional wisdom’ and assess the selective use of information by others. Use the ‘general method’ to ask how others frame problems and solutions, then provide a fresh perspective (compare with Bacchi).
  • Know the Record involves researching previous solutions. This process reflects the importance of ‘precedent’: telling a story of previous attempts to solve the problem helps provide context for new debates (and project your knowledgeability).
  • Know the Arguments involves engaging with the ideas of your allies and competitors. Understand your own position, make a reasoned argument in relation to others, present a position paper, establish its scope (the big picture or specific issue), and think strategically (and ethically) about how to maximise its impact in current political debates.
  • Inform Policymakers suggests maximising policymaker interest by keeping communication concise, polite, and tailored to a policymaker’s values and interests.
  • Public Comment focuses on the importance of working with administrative officials even after legislation is passed (especially if ‘street level bureaucrats’ make policy as they deliver).

Policy analysis in a wider context

Although Smith does not focus on policy process theories, knowledge of policy processes guides this advice. For example, Smith advises that:

  • There is no linear and orderly policy cycle in which to present written analysis. The policymaking environment is more complex and less predictable than this model suggests (although Smith still distinguishes heavily between legislation to make policy and administration to deliver – compare with the ACF)
  • There is no blueprint or uniform template for writing policy analysis. The mix of policy problems is too diverse to manage with one approach, and ‘context’ may be more important than the ‘content’ of your proposal. Consequently, Smith provides a huge number of real-world examples to highlight the need to adapt policy analysis to the task at hand (see also Bacchi on analysts creating problems as they frame them).
  • Policy communication is not a rational/ technical process. It is a political exercise, built on the use of values to frame and try to solve problems. Analysis takes place in often highly divisive debates. People communicate using stories, and they use framing and persuasion techniques. They need to tailor their arguments to specific audiences, rather than hoping that one document could appeal to everyone (see Deborah Stone’s Policy Paradox).
  • Everyone may have the ability to frame issues, but only some policymakers ‘have authority to decide’ to pay attention to and interpret problems (see PET).
  • Communication comes in many forms to reflect many possible venues (such as, in the US context, processes of petition and testimony to public hearings alongside appeals to the executive and legislative branches)

See also: Policy Analysis in 750 words (the overview)

 

Leave a comment

Filed under 750 word policy analysis, public policy

Policy Analysis in 750 words: Carol Bacchi’s (2009) WPR Approach

Please see the Policy Analysis in 750 words series overview before reading the summary.

Carol Bacchi (2009) Analysing Policy: What’s the problem represented to be? (NSW: Pearson)

Bacchi’s ‘What’s the problem represented to be?’ (WPR) approach prompts us to think about the task of policy analysis in a wider political context. It contrasts with models that take the nature of a policy problem for granted and seek solutions on that basis. Bacchi’s key distinction is between:

  • ‘problem’, which may imply that the nature of an issue is ‘fixed and identifiable’, ‘self-evident’, well-understood, agreed, or taken for granted; and
  • ‘problematisation’, which describes the ways in which people create policy problems as they make sense of them. Problem definition is a political process to identify how to define and address the social world, not a technical process built on a uniform understanding of its nature.

Bacchi presents a 6-step process to understand problem definition:

  1. “What’s the ‘problem’ represented to be in a specific policy?”

Problem definition can relate to its alleged cause (such as the lifestyle of certain populations), how far a government should go to address it (such as to regulate, fund, or exhort), and which part of government is responsible (if it is, say, a problem of public health, social security, or criminal justice).

  1. “What presuppositions or assumptions underlie this representation of the ‘problem’?”

WPR focuses on the ‘deep-seated cultural values’ that are taken for granted even though they underpin debate. Examples include the rules we use to categorise populations, distinguish between normal versus deviant behaviour, and the role of government in ‘private’ or ‘family’ life.

  1. “How has this representation of the ‘problem’ come about?”

Issues may be apparent for long periods before becoming problems for governments to solve. Explanations for intervention can include shifts in social attitudes or attention, changes in government, new information, and new technologies (such as in medicine, transport, or communication) that change social behaviour or make new interventions possible. Further, old ways of solving problems can endure long after the problem seems to have changed.

  1. “What is left unproblematic in this problem representation? Where are the silences? Can the ‘problem’ be thought about differently?”

Note the power to decide who – or what – is a problem (and the powerlessness to challenge that choice). A population’s ‘problems’ could be caused by their lifestyle or the ways in which we interpret their behaviour. The cause of traffic congestion could be over-reliance on cars or the absence of good infrastructure. Comparing problem definitions and cultural reference points, in different countries, can help identify which frames dominate.

  1. “What effects are produced by this representation of the ‘problem’?”

Problem definitions can help close off debate. They help alienate and stigmatise some populations. They produce positive or negative material consequences, and intended or unintended effects. Question 5 helps us ask who benefits from the current definition, and who might benefit from a new representation of the problem.

  1. “How/ where has this representation of the ‘problem’ been produced, disseminated and defended? How could it be questioned, disrupted and replaced?”

People exercise power to create or defend these ways to characterise problems, in a context in which certain practices and ideas dominate debate. Bacchi argues that researchers have a responsibility to question them, and their ‘origins, purposes, and effects’, rather than ‘buy into’ them as a natural starting point for policy analysis.

Policy analysis in a wider context: the reflection exercise

Unlike most of the books in this series, Bacchi focuses primarily on ‘problem-questioning’, not ‘problem-solving’. Researching the policymaking context raises profound issues including the:

This is a critical perspective with an in-built emancipatory function. The role of policy analysts is explicitly political, based on the assumption that policy benefits some groups and harms others, and taking ‘the side of those who are harmed’. It rejects the idea that policy analysis exists simply to reduce uncertainty with the supply of evidence. Rather, policy actors exercise power to frame issues, reduce ambiguity and determine the demand for evidence.

WPR highlights the relationship between (a) our knowledge of the policy process, and (b) the ways in which we use that knowledge to pursue a policy analysis strategy. Policy analysis is deliberately short and incomplete, often with a focus on what to exclude from discussion. It requires us to consider (a) our audience, (b) what to present and withhold, (c) how ‘manipulative’ to be, and (d) where to draw a notional line between providing evidence and advice, all within this wider political context.

Leave a comment

Filed under 750 word policy analysis

Policy Analysis in 750 words: Eugene Bardach’s (2012) Eightfold Path

Please see the Policy Analysis in 750 words series overview before reading the summary.

Eugene Bardach (2012) A Practical Guide for Policy Analysis 4th ed. (CQ Press)

Bardach (2012) describes policy analysis in eight steps:

  1. ‘Define the problem’.

Provide a diagnosis of a policy problem, using rhetoric and eye-catching data to generate attention.

  1. ‘Assemble some evidence’.

Gather relevant data efficiently (to reflect resource constraints such as time pressures). Think about which data are essential and when you can substitute estimation for research. Speak with the consumers of your evidence to anticipate their reaction.

  1. ‘Construct the alternatives’.

Identify the relevant and feasible policy solutions that your audience might consider, preferably by identifying how the solution would work if implemented as intended. Think of solutions as on a spectrum of acceptability, according to the extent to which your audience will accept (say) market or state action. Your list can include things governments already do (such as tax or legislate), or a new policy design. Focus on the extent to which you are locking-in policymakers to your solution even if it proves to be ineffective (if you need to invest in new capital).

  1. ‘Select the criteria’.

Use value judgements to decide which solution will produce the best outcome. Recognise the political nature of policy evaluation, based your measures to determine success. Typical measures relate to efficiency, equity and fairness, the trade-off between individual freedom and collective action, the extent to which a policy process involves citizens in deliberation, and the impact on a policymaker’s popularity.

  1. ‘Project the outcomes’.

Focus on the outcomes that key actors care about (such as value for money), and quantify and visualise your predictions if possible. Prediction involves estimation based on experience (or guesswork), so do not over-claim. Establish if your solutions will meet an agreed threshold of effectiveness in terms of the money to be spent, or, present many scenarios based on changing your assumptions underpinning each prediction.

  1. ‘Confront the trade-offs’.

Compare the pros and cons of each solution, such as how much of a bad service policymakers will accept to cut costs, or how much security is provided by a reduction in freedom. Assess technical and political feasibility; some solutions may be technically effective but too unpopular. Establish a baseline to help measure the impact of marginal policy changes, and compare costs and benefits in relation to something tangible (such as money).

  1. ‘Decide’.

Examine your case through the eyes of a policymaker. Ask yourself: if this is such a good solution, why hasn’t it been done already?

  1. ‘Tell your story’.

Identify your target audience and tailor your case. Weigh up the benefits of oral versus written presentation. Provide an executive summary. Focus on coherence and clarity.  Keep it simple and concise. Avoid jargon.

Policy analysis in a wider context: psychology and complexity

Bardach’s classic book provides a great way to consider the wider context in which you might construct policy advice (see pp6-9):

  1. Policymaker psychology.

People engage emotionally with information. Any advice to keep it concise is incomplete without a focus on framing and persuasion. Simplicity helps reduce cognitive load, while framing helps present the information in relation to the beliefs of your audience. If so, ‘there is no way to appeal to all audiences with the same information’ or to make an ‘evidence based’ case. To pretend to be an objective policy analyst is a cop-out. To provide long, rigorous, and meticulous reports that few people read is futile. Tell a convincing story with a clear moral, or frame policy analysis to grab your audience’s attention and generate enthusiasm to solve a problem.

  1. Policymaking complexity.

Policymakers operate in a policymaking environment of which they have limited knowledge and even less control. There is no all-powerful ‘centre’ making policy from the ‘top down’. We need to incorporate this environment into policy analysis: which actors make and influence policy; the rules they follow, the networks they form, the ideas that dominate debate; and the policy context and events that influence their attention to problems and optimism about solutions.

These factors warn us against ‘single shot’ policy analysis in which there is a one size fits all solution, and the idea that the selection of a policy solution from the ‘top’ sets in motion an inevitable cycle of legitimation, implementation, and evaluation. A simple description of a problem and its solution may be attractive, but success may also depend on persuading your audience at ‘the centre’ about the need to: (a) learn continuously and adapt their strategies through processes such as trial and error, and (b) cooperate with many other ‘centres’ to address problems that no single actor can solve.

 

 

Leave a comment

Filed under 750 word policy analysis

Políticas Públicas en 500 palabras: ¿Qué es la política pública y por qué importa?

Lo primero que hacemos cuando estudiamos políticas públicas es tratar de definirlas por ejemplo como la suma total de la acción del gobierno, desde las señales de intención hasta los resultados finales. Por tanto, concluimos que no existe una única y satisfactoria definición de política pública . En cambio, hay muchas que acentúan diferentes aspectos del proceso de políticas públicas, lo que nos lleva a considerar las preguntas adicionales que debemos hacernos para dar sentido a la noción de política pública.

¿Por qué formular más preguntas?

Piense acerca de la manera de investigar un asunto específico de política pública. Usaremos el ejemplo de la política sobre consumo de tabaco en Reino Unido para ilustrar la importancia de preguntas adicionales:

  • ¿Incluye la “acción gubernamental” lo que los formuladores de políticas dicen que harán, así como lo que realmente hacen? Muchos gobiernos han hecho compromisos para controlar el consumo del tabaco, pero hay una variación inmensa en el contenido sustantivo del compromiso en el mundo. Dado que los compromisos iniciales no son una buena guía para conocer lo que pasa después, se pierde mucho si se equipara la política pública con las decisiones iniciales.
  • ¿Incluye los efectos de la decisión así como la decisión misma? La historia del control del consumo del tabaco sugiere que los formuladores de política pública no estaban seguros del efecto de los instrumentos de política. Se estudian los resultados porque podrían no parecerse a los objetivos iniciales de la política (por muy comprometido que esté el gobierno).
  • ¿Qué es “el gobierno” y esto incluye tanto a los formuladores de política pública elegidos y no elegidos? Algunos actores trabajan con formuladores de políticas elegidos para diseñar políticas públicas y otros toman decisiones claves a medida que llevan a cabo la política. Por tanto, se perdería mucho si se ignora el rol de actores no elegidos. 

Blog 5 text 1

  • ¿La política pública incluye las omisiones de los formuladores de la política pública? El control sobre el consumo del tabaco demostró la importancia del poder ejercido para mantener asuntos importantes alejados de la agenda pública, de la prensa y de la agenda del gobierno para frenar el cambio en las políticas. Nos perdemos muchas cosas si nos centramos en opciones relativamente visibles.

Blog 5 text 2

¿Por qué nuestra definición importa tanto?

Nuestra definiciónayuda a convertir demasiada información en datos importantes. Un enfoque en la toma de decisiones de política pública proporciona una respuesta diferente a un enfoque en los resultados. También habrá dificultades para mostrar que la política fue la causa de los resultados (es más fácil demostrar que una prohibición para fumar en lugares públicos generó que las personas dejaran de fumar en interiores a que lo abandonen completamente). La elección de indicadores influenciará los resultados. También hay que tener en cuenta la dimensión normativa de la investigación sobre políticas: el cambio en las políticas se evalúa en parte por la apreciación del cambio esperado dadas las circunstancias.

¿Por qué esto importa tanto?

El estudio de la política pública importa, porque hasta que se estudia el asunto en profundidad, puede equipararse el análisis con las declaraciones de los formuladores de políticas públicas electos, ya que podría asumir que son las únicas personas que importan o que pueden cumplir lo que prometen. En cambio, usamos las teorías de política pública para destacar la complejidad de la formulación de las políticas, la difusión del poder, el involucramiento de muchos actores y los límites del gobierno central. Sólo podemos hacer rendir cuentas a los formuladores de política significativamente, si sabemos quiénes son y lo que realmente son capaces de hacer.

Llévese a casa el mensaje para los estudiantes: no sólo escriba sobre la dificultad de definir la política pública. En cambio, muestre qué definición está usando, explique las razones y sea consciente que hay otras definiciones que pueden usarse. Del mismo modo, cuando analice la formulación de políticas, no sólo diga que es complicado. Diga a las personas cual es la mejor forma de entenderlas: en qué deberían enfocarse (y al menos, implícitamente, ¿qué pueden permitirse ignorar?). Esto hará que su trabajo empírico sea mucho mejor.

Paul Cairney

Profesor de Política y Políticas Públicas en la Universidad de Stirling, Escocia.

Enlace a texto original en inglés:

https://paulcairney.wordpress.com/2016/04/28/policy-in-500-words-what-is-public-policy-and-why-does-it-matter/

Traductores

Enrique García Tejeda enriquegarciatejeda@gmail.com

Juan Guillermo Vieira jgvieiras@unal.edu.co

Leave a comment

Filed under Políticas Públicas

Políticas Públicas en 500 palabras: El marco de las coaliciones promotoras

Aquí está la historia del marco de las coaliciones promotoras (ACF por sus siglas en inglés).

La gente participa en el ámbito político para convertir sus creencias en política pública. Forman coaliciones promotoras con otras personas con las que comparten opiniones y compiten contra otras coaliciones. Las acciones toman lugar dentro de un subsistema dedicado a ciertos asuntos de política y en un amplio proceso de política pública que establece restricciones y oportunidades para las coaliciones.

El proceso de política pública contiene múltiples actores y niveles de gobierno. Esto permite visualizar una combinación entre intensas disputas políticas y de actividad rutinaria. Existe mucha incertidumbre acerca de la naturaleza de la severidad de los problemas de política pública. Los efectos completos de las políticas podrían no ser claros por más de una década. El marco de las coaliciones promotoras está resumido en el siguiente diagrama:

ACF diagram Spanish

Los actores de las políticas usan sus creencias para entender este mundo y buscar influencia en él. Las opiniones acerca de cómo interpretar las causas y soluciones de los problemas públicos y el rol de los gobiernos para resolverlos, actúan como el pegamento para unir a los actores en coaliciones.

Si el asunto de política es técnico y rutinario, existe espacio para la cooperación rutinaria. Si el asunto está políticamente cargado, entonces las personas idealizan su propia causa y demonizan a los oponentes.

El resultado es a menudo la estabilidad en el largo plazo de la formulación de las políticas públicas y su continuidad debido a que las creencias “centrales” de las coaliciones probablemente no cambien. Una coalición podría dominar el subsistema por largos periodos.

Hay dos fuentes principales de cambios.

  1. Las coaliciones participan en el aprendizaje de políticas públicas para seguir siendo competitivas y adaptase a la nueva información sobre las políticas. Este proceso frecuentemente produce cambios menores, ya que las coaliciones aprenden en sus propios términos. Ellos aprenden como mantener la ventaja estratégica de su coalición y a usar la información que consideran más relevante.
  2. Los shocks afectan las posiciones de las coaliciones dentro de los subsistemas. Estas perturbaciones son combinaciones de eventos y respuestas de la coalición. Las perturbaciones externas son provocadas por eventos como la elección de un nuevo gobierno con ideas diferentes o el efecto del cambio socioeconómico. Las perturbaciones internas son provocadas por políticas fallidas. Ambas perturbaciones pueden provocar cambios importantes a medida que los miembros de una coalición cuestionan sus creencias a la luz de la nueva evidencia. O bien, otra coalición puede adaptarse más fácilmente a su nuevo entorno político y aprovechar los eventos para obtener una ventaja competitiva.

El marco de las coaliciones promotoras comienza como el estudio de la formulación de políticas en EE. UU., enfocándose en gran medida en asuntos medioambientales. Esto ha cambiado marcadamente para reflejar la ampliación de las investigaciones del marco de las coaliciones promotoras a nuevas áreas de políticas públicas, sistemas políticos y métodos.

Por ejemplo, la referencia en el diagrama de flujo a las estructuras de oportunidades de coalición a largo plazo del sistema político es en gran parte la respuesta a las ideas de estudios internacionales comparativos:

  • Un enfoque en el “grado de consensos necesario para un gran cambio de políticas” refleja las aplicaciones en Europa que pusieron de relieve la importancia de los sistemas electorales proporcionales..
  • Un enfoque en “la apertura del sistema político” refleja parcialmente las aplicaciones a países sin elecciones libres y equitativas, y/o sistemas que no permiten que la gente se reúna fácilmente como coaliciones para promover el cambio de políticas.

Como las teorías presentadas en esta serie de entradas, el marco de coaliciones promotoras discute elementos que trata como (a) universalmente aplicables, tales como el uso de las creencias para abordar la racionalidad limitada, y (b) específicos del contexto, como el motivo y la oportunidad de personas específicas para organizarse colectivamente con el fin de traducir sus creencias en políticas.

Paul Cairney

Profesor de Política y Políticas Públicas en la Universidad de Stirling, Escocia.

Enlace a texto original en inglés:

https://paulcairney.wordpress.com/2019/02/11/policy-in-500-words-the-advocacy-coalition-framework/

Traductores

Enrique García Tejeda enriquegarciatejeda@gmail.com

Juan Guillermo Vieira jgvieiras@unal.edu.co

 

Leave a comment

Filed under Políticas Públicas

Conceptos de política pública en 1000 palabras: El ciclo de la política pública y sus etapas

La forma tradicional de estudiar la formulación de las políticas públicas es desglosarla en etapas. Estas etapas han cambiado conforme los años y varían por país, pero las ideas básicas permanecen iguales:

  1. Etapa descriptiva. Simplifiquemos un mundo complejo al identificar sus elementos clave.
  2. Etapa prescriptiva. Encontremos la manera de hacer política pública, de traducir las demandas públicas en acciones de gobierno (o al menos de llevar a cabo política pública gubernamental).

Policy cycle spanish

El ciclo divide el proceso de política pública en una serie de etapas, desde un punto hipotético de inicio, en el cual los formuladores de política pública piensan acerca de un problema de política hasta un punto final ideal, en el cual la política ha sido implementada y los formuladores de política piensan que tan exitosa ha sido, antes de decidir qué hacer después. La imagen es de un proceso continuo más que de un evento individual. La etapa de evaluación de la política 1 representa la primera etapa de la política 2, ya que las lecciones aprendidas del pasado establecen la agenda de decisión en el futuro:

  • Definición de la agenda. Identificar problemas que requieren atención del gobierno, decidir cuales asuntos requieren la mayor atención y definir la naturaleza del problema.
  • Formulación de política. Establecer los objetivos, identificar los costos estimar los beneficios de las soluciones, escoger de una lista de soluciones y seleccionar instrumentos de política.
  • Legitimación. Garantizar que los instrumentos de política pública escogidos tengan apoyo, lo que implica uno o varios de los siguientes respaldos: aprobación legislativa, aprobación del ejecutivo, o la búsqueda de consentimiento a través de la consulta a los grupos de interés y los referéndums.
  • Implementación. Establecer o definir una organización para que sea responsable de la implementación, asegurando que la organización tenga los recursos económicos, de personal y la autoridad legal para la implementación, y velando por que las decisiones de política se lleven a cabo conforme a lo planeado.
  • Evaluación. Evaluar en qué medida la política fue exitosa o hasta donde la decisión de política fue correcta, si se implementó correctamente y si tuvo el efecto deseado.
  • El mantenimiento, la sucesión o la terminación de la política. Considerar si la política debe continuar, modificarse o abandonarse.

El ciclo es útil en muchas formas. Es simple y entendible. Puede ser aplicado a todos los sistemas políticos. El énfasis en los ciclos destaca la formulación fluida de las políticas públicas. Hay también un amplio rango de importantes estudios y debates clave basados en el análisis de determinadas etapas – tales como los enfoques “de arriba hacia abajo” versus los “de abajo hacia arriba” para estudiar la formulación de las políticas públicas.

—————————–


Los estudios de “arriba hacia abajo” de implementación están basados en el sencillo punto de que las decisiones hechas por los formuladores de políticas públicas podrían no ser llevadas a cabo exitosamente. En cambio, podemos identificar una brecha en la implementación, la cual representa la diferencia entre las expectativas de los formuladores y los resultados actuales de política pública. Nuestro objetivo es subrayar las condiciones que deben cumplirse para asegurar una exitosa y “perfecta” implementación (pero el entendido es que, de hecho, las condiciones explican la razón del fallo de las políticas o su éxito parcial):

 

1.    Los objetivos de la política son claros, consistentes y bien comunicados y comprendidos.

2.    La política funcionará como fue prevista cuando se implemente.

3.    Los recursos requeridos son comprometidos para el programa.

4.    La política es implementada por funcionarios hábiles y dispuestos.

5.    Las relaciones de dependencia son mínimas.

6.    El apoyo de grupos interesados es continuo.

7.    Las condiciones más allá del control de los formuladores de políticas públicas no son significativas para socavar el proceso de política.

 

Esta lista de condiciones imposibles nos muestra que cada etapa no es una mera formalidad. Por ejemplo, Pressman y Wildavsky se basaron en estos factores para explicar por qué la provisión de fondos federales de EE. UU., para los programas laborales sobre el problema de “alto desempleo y disturbios raciales”, no tuvieron el efecto deseado en Oakland, California (note su famoso subtítulo titulado “Cómo grandes expectativas concebidas en Washington se frustran en Oakland” publicado en español por el Fondo de Cultura Económica en 1998). Aunque frecuentemente se hace referencia al debate “de arriba hacia abajo” en contraposición a los estudios “de abajo hacia arriba”, esta última perspectiva puede ser vista parcialmente como una acentuación de la primera. Los estudios de “abajo hacia arriba” fomentan un desplazamiento del análisis, de los estudios del ciclo de las políticas públicas y etapas controladas por una autoridad central (desde arriba) al estudio de un número mayor y amplio de organizaciones, las cuales, en cierta medida, hacen políticas a medida que las implementan. Este tipo de debate sustenta los postulados modernos de la gobernanza (vea también las entradas de teoría de la complejidad). Los estudios de “abajo hacia arriba” también han propiciado cuestiones normativas y prescriptivas acerca de que tan apropiado es centralizar el poder en la cima y usar simplemente el ciclo de las políticas para llevar a cabo políticas ya hechas (vea la entrada de racionalidad limitada e incrementalismo).


————————

Sin embargo, el enfoque de las etapas ya no es la aproximación principal en el estudio de las políticas públicas, por una parte, debido a que no ayuda a explicar lo que describe y por otra, porque sobre simplifica un mundo complejo (¿al parecer también elimina la política de la formulación de políticas públicas? En otras palabras, nótese la carga política en etapas aparentemente inocuas como es el caso de la evaluación). El sistema de formulación de políticas públicas podría ser visto más como una colección de miles de ciclos de política pública, que interactúan entre sí para producir resultados menos previsibles. De hecho, muchas de las teorías o conceptos esbozados en esta serie sirven como reemplazos del enfoque del ciclo (En específico, vea la entrada de “El marco de las coaliciones promotoras” y “El análisis de las corrientes múltiples”).

El lado prescriptivo de los ciclos y las etapas es un poco más interesante, porque puede ser útil y poco realista al mismo tiempo. Las etapas pueden ser usadas para organizar la formulación de política pública en una forma sencilla: identificar los objetivos de los formuladores, determinar las políticas para alcanzar esos objetivos, seleccionar indicadores de la política, asegurarse que la selección es legitimada por la población o por su legislatura, identificar los recursos necesarios, implementar y finalmente evaluar la política. La idea académica es simple y el subsecuente consejo a los profesionales de la política es sencillo. Es difícil – pero no imposible – describir un modelo analítico más útil o realista para los formuladores de política (y dar consejos sobre cómo actuar) de la misma manera directa.

Paul Cairney

Profesor de Política y Políticas Públicas en la Universidad de Stirling, Escocia.

Enlace a texto original en inglés:

https://paulcairney.wordpress.com/2013/11/11/policy-concepts-in-1000-words-the-policy-cycle-and-its-stages/

Traductores

Enrique García Tejeda enriquegarciatejeda@gmail.com

Juan Guillermo Vieira jgvieiras@unal.edu.co

 

Leave a comment

Filed under Políticas Públicas

Conceptos de política pública en 1000 palabras: La psicología de la formulación de políticas públicas

La psicología está en el centro de la formulación de políticas, pero la literatura sobre psicología no siempre está en el centro de la teoría de políticas públicas. La mayoría de las teorías reconocen la importancia de la “racionalidad limitada”, que en sí misma es casi una obviedad: las personas no tienen el tiempo, los recursos y la capacidad cognitiva para considerar toda la información, todas las posibilidades, todas las soluciones, o anticipar todas las consecuencias de sus acciones. En consecuencia, utilizan atajos informativos o heurísticos -quizás para producir decisiones “suficientemente buenas”. Aquí es donde la psicología entra en juego, para:

  1. Describir los procesos de pensamiento que la gente utiliza para convertir un mundo complejo en algo lo suficientemente simple como para entenderlo y/o responder a él; y
  2. Comparar tipos de procesos de pensamiento, tales como (a) el comportamiento razonado y orientado a objetivos y (b) la heurística intuitiva, visceral, emocional y otras heurísticas que utilizamos para procesar y actuar sobre la información rápidamente.

¿En dónde entra en juego la teoría de políticas públicas? Su objetivo es situar estos procesos dentro de un examen más amplio de los sistemas de formulación de políticas y sus entornos, identificando el papel de:

  • Una amplia gama de actores que toman decisiones.
  • Instituciones, entendidas como las reglas, normas y prácticas que influyen en el comportamiento.
  • Redes de políticas, como las relaciones entre los responsables de la formulación de políticas y los ” integrantes de grupos de presión” con los que consultan y negocian.
  • Ideas – un término amplio para describir las creencias y la medida en que son compartidas dentro de grupos, organizaciones, redes y sistemas políticos.
  • Contexto y eventos, para describir hasta qué punto el entorno de un formulador de políticas está bajo su control o cómo influye en sus decisiones.

Juntar estos enfoques no es fácil. Nos plantea una elección importante respecto a cómo tratar el papel de la psicología dentro de las explicaciones de los sistemas complejos de formulación de políticas – o, al menos, en qué aspecto centrarnos.

Nuestra primera decisión es enfocarnos específicamente en los procesos psicológicos a nivel micro, para producir hipótesis que pongan a prueba los supuestos relacionados con el pensamiento y la acción a nivel individual. Hay mucho de dónde escoger, aunque en la obra de Daniel Kahneman “Pensar Rápido Pensar Despacio”, podemos identificar una distinción básica entre dos tipos: “El Sistema 1 funciona automática y rápidamente, con poco o ningún esfuerzo y ningún sentido de control voluntario. El Sistema 2 asigna atención a las actividades mentales que demandan esfuerzo, incluyendo cálculos complejos… a menudo asociados con la experiencia subjetiva de la agencia, la elección y la concentración”. Adicionalmente, el sistema 1 puede estar relacionado con una serie de atajos cognitivos que se desarrollan con el tiempo a medida que las personas aprenden de la experiencia, incluyendo:

  • la “heurística de la disponibilidad”, cuando las personas relacionan el tamaño, la frecuencia o la probabilidad de un problema con lo fácil que es de recordar o imaginar
  • la “heurística de la representatividad”, cuando la gente sobreestima la probabilidad de que ocurran eventos muy vívidos.
  • “teoría de las perspectivas”, cuando la gente valora más las pérdidas que las ganancias equivalentes.
  • “efectos de encuadre”, basados en juicios emocionales y morales
  • sesgo de confirmación
  • sesgo de optimismo, o expectativas poco realistas sobre nuestros objetivos que funcionan bien cuando nos comprometemos con ellos
  • sesgo del statu quo
  • una tendencia a utilizar ejemplos de grupos sociales para representar la experiencia general; y
  • una “necesidad de coherencia” y de establecer patrones y relaciones causales cuando no existen (véase Paul Lewis, p. 7).

La “heurística de la disponibilidad” también puede estar relacionada con estudios más recientes de “fluidez en el procesamiento”, lo que sugiere que las decisiones de las personas están influenciadas por su familiaridad con las cosas; con la facilidad con la que procesan la información (véase Alter y Oppenheimer, 2009). La fluidez puede tomar varias formas, entre ellas la conceptual, la perceptiva y la lingüística. Por ejemplo, las personas pueden prestar más atención a un asunto o declaración, si ya tienen algún conocimiento de este y lo encuentran fácil de comprender o recordar. Pueden prestar atención a otros cuando sus rostros les parecen familiares y pueden encontrar menos fallos en los sistemas que comprenden. Es posible que valoren más las cosas que les resultan familiares, como su moneda nacional, los artículos que poseen en comparación con los que tendrían que comprar, o las acciones de empresas con nombres más pronunciables, aunque sean idénticas en otros aspectos. O bien, su capacidad para imaginar cosas de forma abstracta o concreta puede estar relacionada con su “distancia” psicológica con respecto a ella.

Nuestra segunda opción es tratar estas proposiciones como supuestos, que nos permitan construir modelos más grandes (nivel “meso” o “macro”) que produzcan otras hipótesis. Nos preguntamos qué pasaría si estos supuestos fueran ciertos, para permitirnos teorizar un sistema social que contenga un amplio número de personas, y/o centrarnos en la influencia del sistema o del entorno en el cual las personas toman decisiones.

Estas decisiones se toman de diferentes maneras en la literatura de teorías de política pública:

  • El Marco de las Coaliciones Promotoras ha puesto a prueba la idea de un “sesgo malvado” (las coaliciones idealizan su propia causa y demonizan a sus oponentes, malinterpretando su poder, sus creencias y/o sus motivos), pero también hace suposiciones sobre los sistemas de creencias y la teoría de las perspectivas para construir modelos y probar otros supuestos.
  • El Análisis de Corrientes Múltiples y la Teoría del Equilibrio Interrumpido se centran en la incertidumbre y la ambigüedad, explorando la posibilidad de que la atención de los formuladores de políticas se desvíe drásticamente de un problema o “imagen” (la forma en que se ve o se entiende el problema). Identifican las estrategias de encuadramiento de actores tales como “emprendedores”, “compradores de escenarios de decisión favorables” y “monopolistas”.
  • La Teoría de la Construcción Social argumenta que los responsables de las políticas públicas hacen juicios rápidos, sesgados y emocionales, y luego respaldan sus acciones con hechos selectivos para `institucionalizar’ su comprensión de un problema de política pública y su solución.
  • El Marco de las Narrativas de Política Pública combina una discusión sobre las emociones con la identificación del “homo narrans” (los humanos como narradores de historias – en contraste con el “homo economicus”, o los humanos como seres racionales). Las narrativas se utilizan estratégicamente para reforzar u oponerse a las medidas de política pública. Cada narrativa tiene un escenario, personajes, trama y moral. Pueden compararse con el marketing, ya que la persuasión se basa más en apelar a las creencias de una audiencia (o en explotar sus procesos de pensamiento) que en la evidencia. La gente prestará atención a ciertas narrativas porque es racionalmente limitada, busca atajos para reunir suficiente información y es propensa a aceptar historias simples que parecen plausibles, que confirman sus prejuicios, que explotan sus emociones y/o que provienen de una fuente en la que confían.

Paul Cairney

Profesor de Política y Políticas Públicas en la Universidad de Stirling, Escocia.

Enlace a texto original en inglés:

https://paulcairney.wordpress.com/2014/04/07/policy-concepts-in-1000-words-the-psychology-of-policymaking/

Traductores

Juan Guillermo Vieira jgvieiras@unal.edu.co

Enrique García Tejeda enriquegarciatejeda@gmail.com

Leave a comment

Filed under Políticas Públicas